No améis al mundo


World in eye. Foto: kdtoptometry.com

World in eye. Foto: kdtoptometry.com

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1 Juan 2:15-17).

La Biblia es el libro divino. Dios nos ha dejado en la Biblia la guía para dirigir nuestras vidas y encontrarle a él. Entre los muchos sabios consejos y mandamientos que nos da encontramos el texto que hemos citado en el cual se nos dice algo claro: no améis al mundo.

Por alguna razón Dios le dio a este mandamiento el título de ‘nuevo mandamiento’. Desde  el versículo 8 se nos dice lo siguiente: “Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.” y luego da el mandamiento: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.”

Este nuevo mandamiento será importante entenderlo para vivir como a Dios agrada.

¿Qué es el amor al mundo?

Empecemos entendiendo a qué se refiere el apóstol Juan, inspirado por el Espíritu Santo, cuando se refiere al ‘mundo’. Se nos dicen dos cosas: 1.- No amar al mundo. 2.- No amar las cosas que están en el mundo. ¿Qué significa esto?

La palabra que se traduce como ‘mundo’ es la palabra griega kósmos que en el contexto del pasaje anterior se refiere a varias cosas: “Las cuestiones mundanas; el conjunto de cosas terrenales o materiales, como las riquezas, los beneficios, los placeres, etc., que aunque son huecas, endebles y pasajeras, estimulan los deseos, seducen a los hombres para apartarse de Dios y son obstáculos a la causa de Cristo”.1

El llamado de Dios es a no tener nuestra herencia o nuestras metas en este mundo, pues este mundo pasará y todas las cosas que obtengamos son pasajeras y en cualquier momento pueden terminar. La fama, la gloria, las riquezas y los placeres te apartarán de Dios porque no provienen de Dios, sino de esta generación pecadora que es ajena a Dios y por lo tanto es hostil al evangelio.

El rey David lo expresaba de la siguiente manera: “Libra mi alma de los malos con tu espada, (…) de los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida… (Salmos 17:13, 14). Hay quien tiene su todo en esta vida, pero la Biblia enseña que hay otra después y cada persona elegirá dónde vivirla: en el cielo o en el infierno.

Las cosas que están en el mundo

El pasaje de 1 Juan desglosa ‘las cosas que están en el mundo’ en tres aspectos: los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida. Analicemos cada uno.

Deseos de la carne y deseos de los ojos

Agustín de Hipona. Foto: oocities.org

Agustín de Hipona. Foto: oocities.org

Algunas religiones, en especial el catolicismo, se han encargado de promover el ascetismo como una virtud y como algo necesario para ‘purificar’ el espíritu. El ascetismo es una doctrina que enseña la abstinencia de los placeres corporales2 y desde el punto de vista de algunos pensadores católicos permite limpiarse del pecado y acercarse más a Dios. Tenemos entonces a personajes como San Antonio Abad, que llevaba un vida austera en exceso, o Agustín de Hipona, que condenaba el placer sexual y aún dentro del matrimonio lo consideraba un pecado. Pero no es esto a lo que la Biblia se refiere con los “deseos de la carne” y “deseos de los ojos”.

La traducción de la Biblia al inglés, la versión King James (KJV), nos da una idea más amplia del concepto “deseos”. La KJV traduce la palabra griega epithumia como “concupiscencias”. Es importante entender que nuestro cuerpo tiene deseos; así nos creó Dios. Los deseos no son pecado. El deseo por la comida, el deseo sexual, el deseo de dormir, etc. son deseos que responden a necesidades de nuestro cuerpo. El problema surge cuando estos deseos los sacamos de control y nos gobiernan, a esto la Biblia le llama concupiscencias.

Concupiscencias hay muchísimas. Cualquier deseo fuera de control se vuelve una concupiscencia y por lo tanto llevan a las personas a pecar. Dentro de los pecados que se cometen por obedecer los deseos de la carne encontramos los siguientes: glotonería, fornicación, lujuria, lascivia, pereza, ira, etc. Dentro de los pecados que se cometen por obedecer los deseos de los ojos tenemos a la codicia, la malicia, la inmundicia, etc.

En pocas palabras, Dios nos está llamando a vivir gobernados por su Palabra, no por nuestras concupiscencias. No somos animales para vivir guiados por instintos, somos seres creados a la imagen y semejanza de Dios. El apóstol Pablo nos deja clara esta idea cuando dijo: No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;” (Romanos 6:12). “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. (1 Corintios 6:12).

Vanagloria de la vida

Juan de Valdés Leal, Finis gloriae mundi (1672). Seville, Hospital de la Caridad

Juan de Valdés Leal, Finis gloriae mundi (1672). Seville, Hospital de la Caridad

“Sic transit gloria mundi”, o “Así pasa la gloria de este mundo”. Cuenta la historia que cuando un general romano regresaba triunfante de una campaña, debía previamente solicitar autorización al Senado para entrar en Roma al frente de sus tropas; permiso que le era concedido, o no, según sus méritos y sus influencias políticas.

Si el permiso le era denegado, debía licenciar sus Legiones antes de entrar en la península itálica, y solo podía ingresar acompañado de una reducida escolta personal; el desconocimiento de esta disposición, era interpretada como un intento de golpe de estado y de inmediato se comisionaban tropas para enfrentar la amenaza.

Pero si el permiso le era concedido, el general hacía una fastuosa entrada triunfal al frente de su ejército, vestido con sus mejores galas y haciendo exhibición de los trofeos, tesoros y prisioneros capturados, testimonios todos de su gloria, y recibiendo orgullosamente los vítores y aclamaciones de la multitud.

En el mismo carro de guerra en que desfilaba el general iba también un esclavo, que sostenía sobre su cabeza una corona de laurel y que, periódicamente, le susurraba al oído “Sic transit gloria mundi”; la gloria del mundo es pasajera.3

La frase también se usaba de antaño durante la ceremonia de coronación de nuevos papas, en donde en cierto momento un monje interrumpe el acto, muestra unas ramas de lino ardiendo y cuando se han consumido dice: “Sancte Pater, sic transit gloria mundi” (Santo Padre, así pasa la gloria del mundo) recordando al Papa que a pesar de la tradición y la grandilocuencia de la ceremonia, no deja de ser un mortal.4

No por nada la Biblia le llama vanagloria de la vida, o gloria hueca e inútil. Ya lo decía Salomón: “Comer mucha miel no es bueno, ni el buscar la propia gloria es gloria.” (Proverbios 25:27). Como la miel termina empalagando y asqueando, así también las personas se fastidian de buscar su propia gloria.

En el mundo antiguo los valores mundanos podrían resumirse en poder, gloria y riquezas; hoy en día las cosas no han cambiado mucho. Quizás ya no se libran batallas como las de Alejandro Magno o las Cruzadas, pero las personas siguen buscando su propia gloria en lo que tienen a mano. El conjunto de placeres y deseos de nuestra era sigue seduciendo a los hombres para apartarse de Dios y servirse a sí mismos.

La gloria verdadera y el propósito de la vida

Aunque el mundo niegue que hay vida después de esta no por eso cambia la realidad. No es la vida presente el lugar para guardar nuestro tesoro, pues el mundo pasa y sus deseos.   Este mundo se va a acabar, como dijo el apóstol Pedro: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!” (2 Pedro 3:10-12). Siendo esto así, las palabras de Pablo deberían resonar en la cabeza de todo ser humano: “el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;” (Romanos 2:6-8).

La Biblia es más que clara al dejar por sentado cuál es el verdadero propósito de esta vida. La verdadera gloria es conocer a Dios el Padre y a su Hijo Jesucristo.

“Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.” (Jeremías 9:24)

“para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.” (1 Corintios 1:31)

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17:3)

Todo aquel que busca su felicidad en este mundo está condenado a no encontrarla. Buscar la gloria en este mundo es como querer encontrar una pera en un manzano. Bien haríamos en reflexionar en la conclusión que da el autor del libro de Eclesiastés, cuando se dedicó a inquirir cual era el propósito de la vida del hombre:

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia; cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela; cuando se levantará a la voz del ave, y todas las hijas del canto serán abatidas; cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino; y florecerá el almendro, y la langosta será una carga, y se perderá el apetito; porque el hombre va a su morada eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles; antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo; y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio. Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad.” (Eclesiastés 12:1-8)

1. Strong’s, Concordancia Exhaustiva de la Biblia

2. Ascetismo. http://es.wiktionary.org/wiki/ascetismo

3. ’Sic transit gloria mundi‘. http://libertadyconcordia.bligoo.es/sic-transit-gloria-mundi

4. Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Sic_transit_gloria_mundi

Anuncios

3 comentarios en “No améis al mundo

  1. Excelente exposición de este pasaje, ojalá que personas a nuestro alrededor supieran esto y se dieran cuenta de que lo único realmente valioso es conocer a Jesús y tenerlo a él como Rey de nuestras vidas. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s