La musica cristiana


Christian music concert. Foto: addiezierman.com

Christian music concert. Foto: addiezierman.com

“Subiste a lo alto, cautivaste la cautividad, tomaste dones para los hombres, y también para los rebeldes, para que habite entre ellos JAH Dios.” (Salmos 68:18)

En un estudio anterior analizamos la música popular. En este iremos más a fondo con el origen de la música y el uso correcto de ella. ¿Dónde surgió la música? ¿Con qué propósito le fue dada a los hombres? ¿Qué o quién inspira a los hombres a componer piezas musicales? ¿Cómo debemos hacer uso de nuestros dones musicales? ¿Cuál es la forma correcta de alabar a Dios? Estas preguntas las iremos respondiendo a medida que vayamos analizando lo que la Biblia enseña.

El origen de la música

La música no tuvo su origen entre los hombres. Es demasiado excelsa como para pensar que fue invención de algún ser humano. Así como el hombre no es el causante de su propio cuerpo y alma, tampoco es el causante de los dones que posee. Que el hombre tenga dotes para entender la música y desarrollarla no implica que esta sea producto de la mente humana. Si la música no la creó ningún ser humano, entonces su origen se remonta antes de la creación.

En las Escrituras no se menciona exactamente el momento en el cual surgió la música. Dios dijo: “Sea la luz” y fue la luz, pero no encontramos algo similar en el caso de la música. Sin embargo, sí se hace mención de ella como algo habitual y normal en el ámbito celestial. Dios mismo preparó toda una sinfonía cuando creó a uno de sus querubines el cual después desvió su camino y se rebeló contra Dios (Ezequiel 28:13-14). En varias porciones de la Escritura se menciona que en el cielo hay alabanzas –acompañadas de música– dirigidas a Dios:

“Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;” (Apocalipsis 5:7-9).

“Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas. Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; ” (Apocalipsis 14:2-3a)

Aunque no esté claro el momento en el que Dios hizo la música, no hay duda de que su origen está en el cielo. Con todo esto podemos entender que la música es espiritual.

¿Vía o fin?

La música no constituye una finalidad en sí misma, sino la vía o el vehículo para llegar a un fin. Esta finalidad de la música es la que debemos analizar con cuidado para saber hacer uso de ella. Comúnmente se dice que la música solo se debe emplear para alabar a Dios como tratando de asignarle un propósito exclusivo, pero yo no encuentro fundamento bíblico para sentar esa máxima. Las Escrituras dicen: “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.” (Romanos 11:36). Una cosa es afirmar que Dios hizo todas las cosas para su gloria –y no debemos darle uso a nada con otro objetivo–, y otra muy distinta asignarle un fin exclusivo a las cosas que Dios hizo y las cuales nos dio. La música no sólo sirve para componerle cantos a Dios, sino para muchas otras cosas siempre y cuando no se corrompa o pervierta su finalidad: darle gloria a Dios.

Si la música solo debe usarse para cantarle a Dios alabanzas, entonces el rey Salomón se voló la barda al componer el Cantar de los Cantares. ¿Por qué hemos considerado como inspirado por Dios un poema-canción que Salomón le compuso a su esposa predilecta? Pero si entendemos que con ese canto Salomón dio gloria a Dios al ennoblecer el amor por sobre todas las cosas, hecho que nos da una pauta para entender el amor entre Cristo y su iglesia, entonces Salomón no corrompió la música ni en su uso ni en su fin.

La música es un camino que da salida a nuestras emociones, sentimientos e ideas. De ahí la importancia de tener siempre un corazón puro para no alterar o pervertir la música que Dios creó.

La alabanza para Dios

La música puede tener varios usos, pero cuando se trata de alabar a Dios entonces tendremos que hacer muchas consideraciones para cumplir con esa tarea: “Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 1:11).

No es cualquier cosa ofrecer alabanzas a Dios y en este sentido hoy muchos han desvirtuado la alabanza en su afán de conformarse al mundo. Hoy se prefiere dar shows en lugar de incienso y ofrenda limpia a nuestro Dios. Hay quienes tratar de meter el mundo a la iglesia con el pretexto de que así jalarán más personas a sus congregaciones. No encuentro manera de describir lo que significa el pecado de profanidad sino cuando pienso en lo que muchas iglesias hacen en su ansia por llenar los asientos en sus reuniones.

Hoy ya no tenemos ministros de alabanza, ahora tenemos artistas y vedettes. Hoy muchos pastores son semejantes al rey Acaz, quien tuvo la fabulosa idea de quitar el altar de bronce del templo de Jehová y poner en su lugar uno de diseño idéntico al que había en Damasco, donde los idólatras honraban a sus dioses (ver 2 Reyes 16:10-18). Que este estudio sirva para volver a las sendas antiguas y limpiar las iglesias de la profanidad.

Algunos consideraciones que podemos hacer para no trastocar la alabanza a Dios son las siguientes:

  • El mensaje debe ser bíblicamente correcto: “Asimismo David y los jefes del ejército apartaron para el ministerio a los hijos de Asaf, de Hemán y de Jedutún, para que profetizasen con arpas, salterios y címbalos;” (1 Crónicas 25:1a). Profetizar significa en el idioma hebreo hablar o cantar por inspiración, en este caso por Dios.  El mensaje de las alabanzas es muy importante. Entendamos por mensaje no solo la letra, también la música es parte del mensaje.
  • El mensaje debe ser claro y entendible: “Porque Dios es el Rey de toda la tierra; cantad con inteligencia.(Salmos 47:7). Ya que Dios ministra nuestro entendimiento, la letra de un canto de alabanza debe ser entendible. Aquí también se debe tener cuidado con la música pues aunque pueda haber letras bonitas, la musicalización podría denigrar el mensaje opacándolo por completo. Sería una abominación hacer uso de ritmos sensuales, provocativos o estridentes y con ellos intentar ministrar a las personas. Géneros musicales como el Heavy Metal, el rap, el hip-hop y quizás algunos otros no son aptos para musicalizar un canto de alabanza. El Heavy Metal surgió para ser una bandera de la anticultura y la anarquía. El rap y el hip-hop forman parte de una cultura callejera y fue el vehículo para reflejar la realidad social, económica y política de sus vidas. En cierta forma se puede considerar como música de protesta. Esos géneros rompen con la espiritualidad del mensaje, pues fueron hechos para expresar ideas que no comparten la doctrina cristiana.
  • Entre más instrumentos, mejor: “Alabadle a son de bocina; alabadle con salterio y arpa. Alabadle con pandero y danza; alabadle con cuerdas y flautas. Alabadle con címbalos resonantes; alabadle con címbalos de júbilo. Todo lo que respira alabe a JAH. Aleluya.” (Salmos 150:3-6). No se debe escatimar en instrumentos siempre que haya la posibilidad de enriquecer una alabanza con ellos. Es importante decir que no hay ningún instrumento  musical malo o bueno. Cualquier instrumento puede ser válido si se toca bien y con sencillez.
  • Las expresiones corporales son importantes: “Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová;” (2 Samuel 6:14a). “Pueblos todos, batid las manos; aclamad a Dios con voz de júbilo.” (Salmos 47:1). “Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; Él es santo.” (Salmos 99:5) Los aplausos, el baile o danza y el postrarse (doblar rodilla, inclinarse o caer) forman parte de esas expresiones corporales. En relación al baile se debe tener cuidado de no rayar en la sensualidad, pues esta iría en contra de los principios de Dios. La danza o baile debe ser candorosa y pura.

Dado que la línea entre lo santo y lo profano puede ser muy delgada es importante tener claro que a quien se busca dar gloria es a Dios, y no a uno mismo. Por eso hoy tenemos un sin fin de grupos “cristianos” que lejos de llevar el mensaje del evangelio, son una vergüenza y justifican su profanidad aduciendo que en Cristo hay libertad. Sólo por ver algunos ejemplos (pues abundan):

Marcos Witt – Tengo libertad

Marcos Witt y Funky – En los montes y en los valles

Marto – No soy underground

Petra – Yo amo al Señor

Petra – Cristo, glorioso Rey

La fuente de inspiración

La música siempre tiene una fuente de inspiración. A veces reside en agentes externos a la persona, a veces internos. La creación, la naturaleza o los simples sentimientos del compositor han sido fuente de inspiración al crear música. Cuando hablamos de la alabanza a Dios sólo hay uno que necesariamente es la fuente de inspiración: el Espíritu Santo. No puede haber otro. Él es el autor de las alabanzas, no el hombre: Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16:14).

Termino preguntando esto: ¿Quién inspira los cantos de los grupos cristianos que escuchas? ¿El Santo Espíritu de Dios? ¿O son fruto de la necedad y la rebeldía que abunda en el corazón de quienes los componen? Al igual que aquel querubín protector, también el sonido de sus arpas descenderá al Seol, gusanos serán su cama, y gusanos los cubrirán.

Anuncios

Un comentario en “La musica cristiana

  1. Yo estoy completamente segura que mucha de lo que cantan es de hombre.es diabolico para engañar a los hermanos en la fe,yo desde que .comense a ver como la gente se comporta por el ruido de la disque alabanza el espiritud santo me pudo mostra que todo eso no era inspirado por el porque el revela todo y el mismo evangelio dice probar los espiritus si son de DIos o de Satanas.hay que tener cuidado con lo que se hoye y alaba al señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s