El aborto


Feto humano. Foto: Internet

Feto humano. Foto: Internet

El aborto es la interrupción de un embarazo por causas naturales o inducidas. Desde luego que existen abortos espontáneos en los cuales a veces ni la misma mujer se da cuenta del hecho, pero de esta clase a abortos no hablaremos. En este tema nos centraremos en el aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo. El propósito de este estudio será analizar lo que la ciencia, desde diversas disciplinas, ha descubierto y la postura cristiana.

¿En qué momento comienza la vida humana?

La biología, la genética y la embriología ha arrojado interesantes descubrimientos. Sin embargo, dichos descubrimientos no han logrado unificar una postura sobre el aborto, pero algo digno de analizar es que ambos grupos –los partidarios del aborto y los opositores– reconocen que la vida humana comienza en el momento de la fusión de los núcleos de las células reproductivas, pues este proceso es lo que da origen a una nueva vida.

W. J. Larson, Profesor de Biología Celular, Neurobiología y Anatomía de la Universidad de Cincinnati, escribe: “En este texto comenzaremos la descripción del desarrollo humano con la formación y diferenciación de los gametos femenino y masculino, los cuales se unirán en la fertilización para iniciar el desarrollo embriológico de un nuevo individuo”. 1

B Carlson, Profesor y Jefe del departamento de Anatomía y Biología Celular de la Universidad de Michigan, afirma: “El embarazo humano comienza con la fusión de un huevo y un espermatozoide”.  2

T.W. Sadler, Profesor de Biología Celular y Anatomía de la Universidad de Carolina del Norte, afirma: “El desarrollo de un individuo comienza con la fecundación, fenómeno por el cual un espermatozoide del varón y el ovocito de la mujer se unen para dar origen a un nuevo organismo, el cigoto”. 3

Como afirma uno de los libros más prestigiosos de Biología Molecular actual: “Todo ser humano comienza como un cigoto el cual, alberga todas las instrucciones necesarias para construir el cuerpo humano conteniendo alrededor de 100 trillones de células, una hazaña asombrosa”. 4

Antonio Lazcano, un científico contemporáneo, dice lo siguiente en relación a la vida y el aborto: “Desde el punto de vista biológico, la transformación del cigoto en una persona es un proceso dinámico en donde no es posible trazar fronteras definitivas, es decir, no es punto en el tiempo que podemos definir con toda precisión que, de hecho, puede detenerse en forma natural cuando hay abortos espontáneos. Hoy sabemos, de hecho, que ni siquiera la entrada del espermatozoide al interior del óvulo marca el instante mismo de la fusión de sus núcleos. (…) Es cierto que genética no es destino, y que la información contenida en nuestros cromosomas nos abre potenciales que no necesariamente se cumplirán, ni para bien ni para mal. Es cierto que un cigoto humano es, por el mero hecho de poseer cromosomas maternos y paternos, un individuo en potencia. Pero no es un ser humano… Un cigoto, una blástula o un embrión están vivos, pero no son personas.” 5

Es bueno saber, por lo menos, que independientemente de la postura ideológica sobre el aborto, los científicos reconocen que la vida humana comienza en un momento determinado.

¿Debate científico o moral?

Si la vida humana comienza con el intercambio de material genético entre dos células, ¿por qué tanto debate? Vuelvo a citar a Antonio Lazcano: “Un cigoto, una blástula o un embrión están vivos, pero no son personas. Ni siquiera son, en términos sociales, individuos. Reconozcamos lo obvio: el comienzo del cigoto como entidad genética definida no es lo mismo que el comienzo de una persona, y el momento de la vida humana es, en fondo un proceso dinámico en donde la óptica ideológica puede señalar puntos de inflexión que carecen de toda justificación científica”. 7 Lazcano le da al clavo: el debate del aborto se debe de mirar desde la óptica ideológica, ética y moral.

La ciencia hace interesantes descubrimientos, pero en el plano de lo empírico. Para formarnos un criterio de lo moral, del bien y del mal, la ciencia está limitada. Aportar evidencias no es lo mismo que interpretarlas.

Dios es la autoridad moral

La ciencia puede enseñarnos cómo se desarrolla la vida humana desde su concepción, pero se queda sin armas para decirnos en qué momento Dios da el espíritu. De acuerdo a las Escrituras, la vida del ser humano comienza cuando Dios infunde en él espíritu de vida: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. (Génesis 2:7). El organismo del hombre –células y tejidos vivos– no se constituyeron como un ser viviente sino hasta que Dios le dio el espíritu. La vida la otorga Dios. Es aquí donde todo debate científico se atasca, pues en el plano de lo empírico no se puede entender lo espiritual.

Uno de los textos más significativos, para entender la postura bíblica sobre el aborto es el siguiente:

“No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.” (Salmos 139:15-16).

El texto es hermoso en la traducción Reina-Valera, pero es revelador en el idioma original, el hebreo. La palabra hebrea gôlem es la que se traduce como ‘embrión’ y significa “masa informe, o sustancia imperfecta”. 8

Una traducción literal del verso 16, sería la siguiente:

“Tus ojos vieron mi sustancia (cuerpo), aún siendo imperfecto (informe), y en tu libro todos mis miembros estaban escritos, que luego fueron formados, sin faltar uno de ellos.” (Tomado de la KJV)

Para Dios está claro no sólo que la vida humana comienza desde la fusión de dos células, sino que desde ese mismo instante ya existe un nuevo ser, digno de su atención, aunque seamos una masa sin forma. Desde el punto de vista lógico, es un insulto no llamarle persona o individuo a un ser humano por el simple hecho de encontrarse en una fase de desarrollo amorfa. Si no permitimos que se denigre a una persona con capacidades diferentes –y mucho que se termine con su vida– o con alguna enfermedad degenerativa, ¿por qué sí permitirlo con un ser implantado dentro del útero de una mujer?

Para los pro-abortistas, un cigoto o un embrión no son personas. Ilustro a continuación con unas fotos tomadas del libro “Embriología Médica de Langman”, 9a Edición, Editorial Panamericana.

Embrión humano. Quinta semana. The stages of human development before birth. Philadelphia: WB Saunders, 1961.

Embrión humano. Quinta semana. The stages of human development before birth. Philadelphia: WB Saunders, 1961.

Feto de 9 semanas. Langman’s Medical Embriology

Feto de 9 semanas. Langman’s Medical Embriology

Feto de 11 semanas. Langman’s Medical Embriology

Feto de 11 semanas. Langman’s Medical Embriology

Feto de 12 semanas. Langman’s Medical Embriology

Feto de 12 semanas. Langman’s Medical Embriology

Los argumentos para permitir el aborto son más humanistas que científicos, genéticos, o médicos. En México, luego de la ley que en 2007 legalizó la práctica del aborto, estos aumentaron un 75%. 9 El hombre egoísta siempre busca una excusa para pasar por encima del indefenso.

Desde la perspectiva cristiana decimos NO AL ABORTO.

——————————————————–

1 Human Embriology; pág. 1: Churchill Livingstone, Inc 1997

2 Human Embriology and Developmental Biology pag 2. Mosby Year Book Inc. 1998

3 Langman’s Medical Embriology, Lippincott Williams & Wilkins, 2000

4 Lodish H., Berk A. et al. Molecular Cell Biology. W.H. Freeman & Company 6th ed., 2008

5 El científico mexicano Antonio Lazcano Araujo es el primer latinoamericano que preside la más importante organización de biología evolutiva del mundo: Sociedad Internacional para el Estudio del Origen de la Vida (ISSOL por sus siglas en inglés). Doctorado en ciencias por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

6 ¿Cuándo comienza la vida humana? Antonio Lazcano Araujo. Animal Político, 30 de septiembre de 2011 (http://www.animalpolitico.com/2011/09/¿cuando-comienza-la-vida-humana-por-antonio-lazcano/#axzz2g9TJykJz)

7 Ídem

8 Referencia Strong’s #1564 (http://www.studylight.org/lex/heb/hwview.cgi?n=1564)

9 “Aumentan un 75% los abortos en México luego de ley de 2007 en Distrito Federal.” Argentinos Alerta, 2 de mayo 2013 (http://argentinosalerta.org/noticia/2474-aumentan-un-75-los-abortos-en-m%25C3%25A9xico-luego-de-ley-de-2007-en-distrito-federal)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s