Las siete mentiras fundamento de la Iglesia Católica


El origen de la Iglesia Catolica

Plaza de San Pedro en El Vaticano. By Diliff (Own work) via Wikimedia Commons

El origen de la Iglesia Católica

La Iglesia Católica Romana sostiene que su origen se encuentra en la muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo aproximadamente en el año 30 de nuestra era. La iglesia Católica se proclama a sí misma como la Iglesia por la que murió Jesucristo, la Iglesia que fue establecida y construida por los apóstoles. ¿Es ese realmente el origen de la Iglesia Católica? Por el contrario. Aún una lectura superficial del Nuevo Testamento revelará que la Iglesia Católica no tiene su origen en las enseñanzas de Jesús o sus apóstoles. En el Nuevo Testamento, no hay mención del papado, la veneración o adoración de María (o de la inmaculada concepción de María, la perpetua virginidad de María, la ascensión de María, o María como coredentora y mediadora), las peticiones a los santos en el cielo por su intercesión, la sucesión apostólica, las ordenanzas de la iglesia funcionando como sacramentos, el bautismo infantil, la confesión de pecados a un sacerdote, el purgatorio, las indulgencias, o la autoridad paralela de las tradición eclesiástica y la Escritura. Así que, si el origen de la Iglesia Católica no se encuentra en la enseñanzas de Jesús y sus apóstoles, como están registradas en el Nuevo Testamento, ¿cuál es el verdadero origen de la Iglesia Católica?

No es la iglesia fundada por Jesucristo

Durante los primeros 280 años de la historia cristiana, la cristiandad fue prohibida por el imperio romano, y los cristianos fueron terriblemente perseguidos. Esto cambió después de la “conversión” del emperador romano Constantino. Constantino “legalizó” el cristianismo en el Edicto de Milán en el año 313. Después en el 325 d.C. Constantino convocó al Concilio de Nicea en un intento por unificar la cristiandad. Constantino visualizó el cristianismo como una religión que pudiera unir al Imperio Romano, el cual en ese tiempo comenzaba a fragmentarse y dividirse. Mientras esto hubiera parecido ser un desarrollo positivo para la iglesia cristiana, el resultado fue todo menos positivo. Al igual que Constantino se negó a adoptar de lleno la fe cristiana, sino que continuó con muchas de sus creencias y prácticas paganas; así también la iglesia cristiana que Constantino promovió era una mezcla del verdadero cristianismo con el paganismo romano.

Constantino descubrió que con la gran extensión del Imperio Romano, tan diverso y expansivo, no todos accederían a renunciar a sus creencias religiosas y abrazar el cristianismo en su lugar. Así que Constantino permitió, y aún promovió la “cristianización” de la creencias paganas. Y así, creencias completamente paganas y totalmente antibíblicas le dieron nuevas identidades al “cristianismo”. Por ejemplo:

  • El Culto a Isis, una religión de la madre-diosa egipcia, fue absorbida dentro del cristianismo, reemplazando a Isis con María.
  • El Mitraísmo era una religión en el Imperio Romano del I hasta el V siglo d.C. Una de las características claves del Mitraísmo era una comida de sacrificio, la cual consistía en comer la carne y beber la sangre de un toro. Mitras, el dios del Mitraísmo, estaba “presente” en la carne y la sangre del toro, y cuando eran consumidas, se otorgaba la salvación a aquellos que tomaban parte en la comida del sacrificio (teofagia, la práctica de comer el cuerpo de un dios). Constantino y sus sucesores fundaron un fácil substituto de la comida sacrificial del Mitraísmo en el concepto de la Cena del Señor.
  • El Enotismo. Un enotista es alguien que cree en la existencia de muchos dioses, pero que tiene un enfoque primario en un dios en particular. Así como el panteón de dioses romanos tenía un dios del amor, un dios de la paz, un dios de la guerra, un dios de la fuerza, un dios de la sabiduría, etc., la Iglesia Católica tiene un santo que “está a cargo” de cada una de estas características, y existen muchas otras categorías.

La Iglesia Católica disfraza sus creencias paganas bajo capas de complicada teología. La Iglesia Católica excusa y niega su origen pagano tras la máscara de la “tradición eclesiástica”. Reconociendo que muchas de sus creencias y prácticas son totalmente ajenas a la Biblia; la Iglesia Católica está forzada a negar la autoridad y suficiencia de las Sagradas Escrituras.

El origen de la Iglesia Católica es el trágico compromiso del cristianismo con las religiones paganas que la rodeaban. En vez de proclamar el Evangelio y convertir a los paganos, la Iglesia Católica “cristianizó” las religiones paganas, y “paganizó” el cristianismo. Al mezclar las diferencias y borrar las características distintivas, si, la Iglesia Católica se hizo a sí misma atractiva a la gente del imperio romano. Uno de los resultados fue que la Iglesia Católica se convirtiera en la religión suprema en el “mundo romano” durante siglos. Sin embargo, otro resultado fue la más dominante forma de apostasía del cristianismo del verdadero Evangelio de Jesucristo y la verdadera proclamación de la Palabra de Dios. 1

Ignacio de Antioquía

Los católicos se apoyan en una carta de Ignacio de Antioquía a los de Esmirna para tratar de probar que su religión surgió en el primer siglo. La epístola contiene el siguiente fragmento:

VIII. Evitad las divisiones, como el comienzo de los males. Seguid todos a vuestro pastor, como Jesucristo siguió al Padre, y al presbiterio como los apóstoles; y respetad a los diáconos, como el mandamiento de Dios. Que nadie haga nada perteneciente a la Iglesia al margen del obispo. Considerad como acción de gracias válida la que tiene lugar bajo el obispo o bajo uno a quien él la haya encomendado. Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; tal como allí donde está Jesús, allí está la iglesia en todo el mundo (ekklesia katholikós).

Ignacio de Antioquía no podía estarse refiriendo a una institución religiosa que surgió casi 200 años después. Es una mera coincidencia de nombres. La traducción de la palabra “católico” (katholikós) es “la que habita en todo el mundo”.

Pedro no fue el primer Papa

La Iglesia Católica sostiene que el papado es una tradición desde tiempos de los apóstoles señalando a Pedro como el primer Papa. Se apoyan en el siguiente pasaje:

13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. 15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. (Mateo 16:13-19).

El texto pareciera decir que Cristo llamó a Pedro “la roca sobre la cual edificaré mi iglesia”, pero un análisis de las palabras en griego revela que Jesús usó un juego de palabras: πετρος (piedra) y πετρα (roca o peña). Jesús edificaría la iglesia sobre una gran roca (petra), no sobre una pequeña piedra (petros). Jesús estaba haciendo referencia a sí mismo.

Si lo anterior no convence, Pedro mismo dice quién es la roca sobre la cual está edificada la iglesia:

4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, (…) 6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. (1 Pedro 2:4, 6).

El apóstol Pablo también enseño que la roca sobre la cual la iglesia está edificada es Jesucristo, no Pedro:

19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, (Efesios 2:19-20).

Jesucristo es el único fundamento de la iglesia.

La infalibilidad papal

La Iglesia Católica afirma que el Papa es infalible. La realidad es que no hay ningún hombre que sea infalible. Solo Dios no se equivoca. Es muy soberbio afirmar que un hombre es infalible.

Para muestra de lo errado que está este dogma podemos considerar el ejemplo de Pedro, quien los católicos aseguran fue el primer Papa. Tanto Mateo, Marcos y Lucas relatan el penoso acontecimiento de la negación de Pedro. La noche de la aprehensión de Cristo, Pedro pecó negando con maldición a su Maestro (Mateo 26, Marcos 14, Lucas 22). Varios años después, el apóstol Pablo reprende a Pedro por otro pecado (Gálatas 2:11-14).

Pedro, el supuesto primer Papa, ¿era infalible?. La respuesta es NO.

El culto a las imágenes

La Iglesia católica aprueba y promueve el culto a las imágenes. Dios siempre ha desaprobado la veneración o culto a las imágenes. La Biblia está llena de amonestaciones contra la idolatría.

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, (Éxodo 20:4-5a)

15 Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; 16 para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, 17 figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, 18 figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. (Deuteronomio 4:15-18)

18 ¿De qué sirve la escultura que esculpió el que la hizo? ¿la estatua de fundición que enseña mentira, para que haciendo imágenes mudas confíe el hacedor en su obra? 19 ¡Ay del que dice al palo: Despiértate; y a la piedra muda: Levántate! ¿Podrá él enseñar? He aquí está cubierto de oro y plata, y no hay espíritu dentro de él. 20 Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra. (Habacuc 2:18-20).

Un argumento muy común en los católicos es decir que la idolatría es hacerse imágenes de cosas que no representen al Dios verdadero. En otras palabras, para ellos sería ilícito venerar o adorar una imagen de Zeus o Thor, porque no representa a Dios. Esto es una grande contradicción. ¿Podría Dios prohibir que hagan imágenes de ídolos y permitir culto a imágenes de sí mismo? En ninguna manera. Dios mismo dice en su palabra:

18 ¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis? 19 El artífice prepara la imagen de talla, el platero le extiende el oro y le funde cadenas de plata. 20 El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se apolille; se busca un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva. 21 ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? 22 El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. 23 El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana. 24 Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca. 25 ¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo. 26 Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.

Que el hombre pretenda representar la divinidad es un insulto para Dios, pues ¿qué imagen le haremos al Dios invisible, el único y soberano Rey de reyes y Señor de los señores?

La transubstanciación

La Transubstanciación o Transustanciación es una doctrina católica romana de la Eucaristía la cual afirma que “Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su Cuerpo, su Sangre, su alma y su divinidad” 2 . En otras palabras, en la celebración de la misa, la ostia y el vino literalmente se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo. Esta es una idea errónea basada en una mala interpretación del texto bíblico:

26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. (Mateo 26:26-28).

Jesús estaba hablando en sentido figurado, pues lo que tomó fue pan y vino, no su propia carne, ni su sangre; “esto es” tiene otra acepción en el griego que puede traducirse como “esto significa” 3. El apóstol Pablo confirma que realmente Cristo estaba estableciendo una ceremonia para recordar su muerte:

23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria 4 de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. (1 Corintios 11:23-26)

La Transubstanciación católica es la cristianización del Mistraísmo pagano.

La Mariolatría

La Iglesia católica afirma de María lo siguiente:

  • Es coredentora y mediadora con Cristo.- Las Escrituras afirman que esto no es así: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,” (1 Timoteo 2:5). María no puede compartir el título de ‘redentora’ juntamente con Cristo, pues ella misma afirma la necesidad de un redentor: “ 46 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; 47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.” (Lucas 1:46-48)
  • Es la reina del cielo.- El único Rey en el cielo es Dios: “Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 5:13).
  • Virginidad perpetua 5 .- Los católicos sostienen que María vivió virgen hasta el día de su muerte. La Biblia dice que Jesús tuvo hermanos, hijos de María: 46 Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar. 47 Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar.” (Mateo 12:46-47) 24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. 25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS” (Mateo 1:24-25).
  • Ascendió al cielo 6.- No hay ningún pasaje bíblico que hable de ello.

Estas últimas dos ideas se basan en un dogma promulgado por el Papa Pio XII en la Constitución Apostólica, el cual dice: “Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que La Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo.”

Oración por los muertos y el purgatorio

No hay una sola referencia en las Escrituras para avalar los rezos, los rosarios y las misas por los difuntos. Tampoco hay fundamento para creer en el purgatorio. Sin embargo podemos mencionar algunas ideas y citar pasajes bíblicos que tiran estas enseñanzas:

  • Ni Jesús ni los apóstoles enseñaron a orar por los muertos ni sobre el purgatorio.
  • Jesús enseño sobre el cielo y el infierno, y que ambos son eternos.- “31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, 32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. (…) 46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” (Mateo 25:31-33, 46). Sólo existe un castigo eterno, verdad que se contrapone al  dogma del purgatorio.
  • En Lucas 16 Jesús enseñó que solo hay dos situaciones que puede vivir alguien que muere: el castigo o la consolación.
  • El castigo es eterno, no temporal (purgatorio).- 43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, 44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. (Marcos 9:43-44).
  • El único pago por el pecado es el sacrificio de Cristo, no las penitencias.- “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.” (1 Juan 2:2).

El fracaso de la religión católica

La religión católica predica un mensaje sin poder. Lo más que puede hacer por ti es evitar que sufras en el purgatorio unos cuantos miles de años menos, y eso si se hacen misas por ti. Pero fuera de eso, no presenta una verdadera alternativa de salvación. Yo creo lo que la Biblia afirma, que el evangelio es poder de Dios para salvación (Romanos 1:16). Sea Dios veraz y todo hombre mentiroso.


1.  “¿Cuál es el origen de la Iglesia Católica?”. http://www.gotquestions.org/Espanol/origen-Iglesia-Catolica.html

2. Concilio de Trento: DS 1651 – http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c1a3_sp.html

3. ἐστί #2076 Concordancia Strong’s. Pág. 87.

4. gr. anámnēsis.- remembranza

5. Dogma católico del Papa Pio XII “Constitución Apostólica “Munificentíssimus Deus”. 1 Noviembre 1950.

6. ídem

La foto usada en este post bajo Licencia Creative Commons By Diliff (Own work) [GFDL, CC-BY-SA-3.0 or CC-BY-SA-2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons

Anuncios

3 comentarios en “Las siete mentiras fundamento de la Iglesia Católica

  1. Bastante bueno, aunque un poco modesto, pues ahora son bastante conocidos los flagrantes engaños de la Iglesia Católica, sus dogmas impuestos a sangre y fuego por mantener sus intereses teológicos como el TRINITARISMO al grado de hasta falsificar las escrituras. Pero bien, todo lo que nos lleve a la denuncia del engaño y al conocimiento de la verdad, es bueno.

  2. Interesante artículo, comparto los puntos de vista de este artículo, me parece muy bien redactado, aunque en algunos puntos se puede profundizar mas. Que daño ha hecho la Iglesia Católica a la humanidad obligando a las personas a rendir un culto falso de creencias falsas. Hasta el punto que hasta los verdaderos evangelios con las enseñanzas de Jesús y de los apóstoles han sido destruidos. De modo que se predica una religión que va contra las enseñanzas de Jesús y de los primeros Cristianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s