Sobre este sitio

“Una fe racional” sería el nombre desglosado de esta bitácora o blog. No encontré algo mejor para definir y resumir lo que quiero publicar en este sitio. Según las Escrituras la fe es racional y no es asunto de creer meramente por creer o dicho de otra forma ‘creer por que sí‘. Las Escrituras dicen: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” (Romanos 12:1).

Comúnmente se piensa que para tener fe en Dios se debe suprimir la razón pero esto no es así. Logikos latreía son las dos palabras griegas de donde proviene la frase ‘culto racional’. La adoración o culto a Dios es completamente lógica y razonable, tal como le dijo Cristo a la samaritana: “…nosotros adoramos lo que sabemos.” (Juan 4:22). A Dios se le puede entender hasta donde lo permita nuestra humanidad y siempre que se tomen las Sagradas Escrituras como base, pues éstas son la única biografía divina

En el transcurso de mi vida sólo hay algo notable que me importa resaltar: cuando tenía 15 años conocí el verdadero evangelio de Jesucristo y hasta el día de hoy (diecinueve años después) ese suceso es todo lo que sé. Desde ese entonces nada me propuse conocer sino a Cristo Jesús y a este crucificado (1 Corintios 2:2); y perdón que tome prestadas las palabras de uno de los apóstoles más grandes en la historia, pero creo que todos los que hemos alcanzado la vida plena en Dios nos identificamos con aquellos que nos han precedido en el camino.

Quisiéra que todos los hombres alcanzaran el don de la salvación en Jesucristo, pero claro está que la decisión es personal. Ni Dios obliga, y los que estamos con él tampoco. Eso sí, todos rendiremos cuenta delante del tribunal de Cristo “para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (2 Corintios 5:10) y esa es la razón por la cual este blog ve la luz, pues es mi deseo que lo expresado aquí pueda convencer a algunos de los que todavía dudan de la esperanza que no avergüenza. Ojalá muchos agnósticos en la inmensa red del Internet puedan leer lo que aquí se publica.

Pero este sitio también pretende hacernos pensar y reflexionar a los que nos decimos pueblo de Dios. Según nuestro amado y sagrado Libro tiempo hay para todo: tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de destruir y tiempo de edificar… (Eclesiastés 3). Que podamos plantar y edificar la sana doctrina al mismo tiempo que con ella nos instruimos; y que podamos destruir y desarraigar el falsamente llamado evangelio que tiene de cabeza al cristianismo moderno.

Todos los posts han salido de mis teclas (quisiera decir de mi pluma pero hace tiempo que no uso tinta y papel, ya que el ordenador es casi como otro miembro de mi familia) y las opiniones o interpretaciones aquí expresadas son sólo mías. Cuando tome prestado contenido de otros autores con gusto los citaré.

Nunca he sido partidario de la censura, así que todos los comentarios son bienvenidos, siempre y cuando no tengan como finalidad ofender o reventar la discusión. Creo que todos podemos entender eso. El respeto es básico.

Dios los bendiga a todos.

César Arciniega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s