La mente del siervo

jesus-wash-feet

“Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1 Corintios 2:16)

“Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”; entrar en la mente divina es posible, porque conocer a Dios es posible. Pero tener la mente –o la mentalidad, forma de pensar– de algún otro va más allá de aprender sus principios y doctrina. Cristo mismo afirmó que las Escrituras daban testimonio de él “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;” (Juan 5:39), pero un verdadero discípulo de Cristo no se conforma con memorizar mandamientos y conocer doctrina; el llamado del Maestro es a tomar su ejemplo, no solamente sus palabras. Sigue leyendo

La verdadera sujeción

“Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud.” (Lamentaciones 3:27)

Las historias de las Escrituras nos fueron dejadas para aprender de ellas. Dios es el mismo hoy y siempre. Si Dios se comportó de cierta forma bajo circunstancias específicas, podemos estar seguros de que al presente él hará lo mismo si ocurren acontecimientos similares. Solo cambia el tiempo y las personas. Después de todo “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.” (Eclesiastés 1:9). Más aún, los principios de Dios permanecen para siempre, y todo aquel que quiera adquirir sabiduría debe tomar en cuenta sus circunstancias presentes, luego los principios de Dios y actuar conforme a ellos. Sigue leyendo

¿Cómo alcanzar la sabiduría?

“Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.” (Proverbios 4:7)

El libro de Proverbios está dirigido a los jóvenes. Su principal característica es que insta mucho a volvernos sabios y llenarnos de inteligencia. La simpleza o ligereza tristemente es una característica en el carácter de los jóvenes. Todo joven cristiano debe ir en contra de la tendencia de la sociedad, por no decir de sus propias tendencias. Nada mejor que estudiar los sabios consejos de Dios en los cuales tendremos vida, si los abrazamos con el corazón y los ponemos por obra. Sigue leyendo

La familia de Dios

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,” (Efesios 2:19)

Jesús es el fundamento de la iglesia. Su misión en esta tierra no consistió en convencer a multitudes, sino a personas. Por eso se centró en un reducido grupo al cual le enseñó a vivir la plenitud del cristianismo. A este grupo de personas lavadas de sus pecados, perdonadas de los mismos y santas se les llamó iglesia. El nombre provino de la propia boca de Cristo. La primera mención la encontramos en Mateo 16:18 “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Es en esta asamblea de los santos en donde Jesús centró toda su atención. Él estaba muy ocupado en levantar un grupo de personas completamente parecidas a Él. Y precisamente de este grupo de personas nosotros estamos formando parte: “Para los santos que están en la tierra, y para los íntegros, es toda mi complacencia.” (Salmos 16:3). Sigue leyendo

La parábola del sembrador

elsembrador-photo

“Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.” (Marcos 4:20)

Una parábola es la narración de un suceso ficticio del cual se deduce, por comparación o semejanza, una enseñanza moral. Las parábolas de Jesús tienen como propósito explicar doctrinas espirituales comparándolas con cosas naturales o cotidianas. Jesús abría su boca en parábolas para enseñar a las personas las verdades del reino. Él estaba interesado en explicar de manera sencilla las cosas que Dios tiene en su corazón. Sigue leyendo

El justo por los injustos

Foto: familyllb.com

Foto: familyllb.com

“ Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 6:23)

Toda transgresión merece un castigo. La justicia exige que el transgresor pague su maldad. Los hombres tenemos un sentido de justicia el cual se excita cuando vemos malas obras que no son castigadas. Si nuestro sentido de justicia nos dice que no debería haber ninguna injusticia sin castigo, ¿cuánto más justo no será Dios que ha establecido un día en el cual castigará toda mala obra? “por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia,” (Hechos 17:31a). Sigue leyendo

Cómo ocuparse de la salvación

sunburst

“ Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12)

Hay una cosa por la cual los verdaderos cristianos trabajan incansablemente. Según nuestro texto base, el ocuparnos de la salvación es un asunto prioritario. Entendemos por ocupación el dedicar parte de nuestro tiempo, dinero y esfuerzos por alcanzar algo. Si el cristiano busca la gloria, honra e inmortalidad, ¿cómo podemos ocuparnos para finalmente alcanzarlo? Llegar a la meta, llegar al final, obtener la salvación eterna es el anhelo de todo aquel que quiere caminar con Dios. Sigue leyendo

¿Qué es tomar la cruz?

“Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:27)

Discípulos de un maestro

En los tiempos del Señor Jesucristo estaba bastante claro el significado de la palabra “discípulo”. Un discípulo era uno que aprendía ciencia, arte o doctrina de su maestro. Filósofos griegos como Sócrates, Platón y Aristóteles son una buena muestra del significado de la palabra “discípulo”. Aprender la doctrina del maestro dependía de qué tan allegado se estuviera a él, sobre todo en aquellos días donde los medios de comunicación estaban muy limitados. Sigue leyendo

El humanismo religioso

El humanismo Laico y el Humanismo Religioso

“Libra mi alma de los malos con tu espada, de los hombres con tu mano, oh Jehová, de los hombres mundanos, cuya porción la tienen en esta vida” (Salmos 17:13b, 14a)

El rey David oraba a Dios ser librado de sus enemigos, “de los malos”. La maldad tiene muchos matices pero una solo razón. David pone en evidencia no las obras, sino el corazón de tales hombres: son hombres mundanos. Y para dejar clara su expresión, David define quiénes son los hombres mundanos: “cuya porción la tienen en esta vida”. Jesús lo dijo así: 19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Mateo 6:19-21). Sigue leyendo

Los días de Gedeón

“Entonces Jehová dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré, y entregaré a los madianitas en tus manos; y váyase toda la demás gente cada uno a su lugar.” (Jueces 7:7)

La historia de Gedeón es un ejemplo de lo que unos pocos pueden hacer cuando ponen su confianza en Dios. Algunos toman esta historia para hacer énfasis en la elección de Dios para con unos pocos y con esos cumplir su obra. Después de todo nuestro Dios puede salvar con muchos o con pocos, y pareciera que tiene preferencia por los pocos (1 Samuel 14:6). Pero hay un aspecto que no debemos pasar por alto, y es el que Dios no hace una elección arbitraria sino bien pensada. Sigue leyendo

Los liberales de Macedonia

“Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.” (2 Corintios 8:1-2)

El apóstol Pablo hace notar dos cosas con las cuales describe a las iglesias de Macedonia: pobreza y generosidad. Para la mente carnal ambas cosas no se llevan: ¿cómo pudiera alguien pobre ser generoso o dar con liberalidad? Y no solo eran pobres, sino profundamente pobres. Además se nos dice que vivían un momento de tribulación cuando al mismo tiempo se dispusieron a reunir fondos para dar una ofrenda a otros cristianos necesitados. El ejemplo de los cristianos de Macedonia resalta una virtud: la liberalidad. Sigue leyendo

Jesús y María Magdalena: ¿Tenían ellos un matrimonio secreto?

Foto: ynaija.com

Foto: ynaija.com

¿Ha estado la historia equivocada por 2000 años? ¿Hubo una Sra. Jesucristo? En “La tumba de la familia de Jesús” (El documental de televisión de Discovery Channel) el director Simcha Jacobovici afirma que hay “evidencia” de que Jesús y María Magdalena ciertamente estaban casados y tuvieron un hijo llamado Judá.

Jacobovici no es el primero en postular una posible relación romántica entre Jesús y María. La película La Ultima Tentación de Cristo y libros tales como Holy Blood, Holy Grail, y El Código Da Vinci, hicieron central la relación secreta entre Jesús y María para sus temas. Sigue leyendo

He aquí el Cordero de Dios

Foto: katemarieheroff.com

Foto: katemarieheroff.com

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5)

El nuevo nacimiento es un milagro. Un milagro espiritual que da frutos visibles. La persona nacida de nuevo da evidencias o señales claras de ser una nueva criatura. Según nuestro texto inicial un nuevo nacimiento conlleva dos aspectos: nacer de agua y del Espíritu. No son dos nacimientos, es uno solo. Nacer de agua es una alusión al arrepentimiento. Juan el Bautista explicó este concepto cuando dijo: “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; (Mateo 3:11a). Jesús estaba dando énfasis al arrepentimiento, pero el nuevo nacimiento conlleva un aspecto más: nacer del Espíritu. Si alguien no es engendrado por el Espíritu no es un hijo de Dios. Sigue leyendo

Sé ejemplo

“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” (1 Timoteo 4:12)

Todos deberíamos abrazar ese consejo del apóstol Pablo dado a Timoteo: sé ejemplo. Creo que Pablo no hacía otra cosa que aplicar las palabras de Jesús cuando dijo: Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, () enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; (Mateo 28:19a, 20a). Todos tendemos a mirar esta gran comisión centrándonos en el fin: los discípulos que haremos; pero se nos olvida que un discípulo sigue a un maestro. ¿Somos la clase de maestros que requieren los discípulos? Si miramos las palabras de Jesús desde este ángulo entonces surge la necesidad de transformarnos en la clase de enseñadores que quienes van detrás de nosotros merecen. Sigue leyendo

¿Era Jesús una persona real?

Foto: http://www.stmarys-sprotbrough.co.uk

Foto: stmarys-sprotbrough.co.uk

El siguiente post ha sido tomado íntegro del sitio y-jesus.org (¿Por qué Jesús?). Creo que será de mucha ayuda para todos aquellos que –al igual que yo– son defensores del cristianismo no solo como la mejor ideología o filosofía, sino como el mejor estilo de vida. Puedes descargar el archivo PDF en este enlace ¿Era Jesús una persona real?, o leerlo directamente de mi réplica. Que Dios bendiga a todos. Sigue leyendo

El ateísmo

Foto: Bitchspot

Foto: Bitchspot

La Biblia nos da una clara definición del ateísmo: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmos 14:1). De acuerdo a la Biblia, el ateísmo es necedad.

El ateísmo es, en un sentido amplio, la no creencia en deidades u otros seres sobrenaturales. En un sentido más estricto, el ateísmo es la posición que sostiene la inexistencia de deidades. Algunos la definen como una doctrina o posición que rechaza el teísmo, que en su forma más general es la creencia en la existencia de al menos una deidad.

En un sentido amplio podría incluirse dentro de la definición de ateísmo, tanto las personas ateas, quienes hacen explícito la no existencia de dioses, como aquellas que, sin creer en su existencia, no tienen evidencia ni convicción para su refutación. En un sentido estricto se excluyen a estos últimos, denominados agnósticos, de la definición de ateos. Los agnósticos rechazan reconocerse como ateos o ateístas ya que consideran inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia o simplemente irrelevante.

Etimológicamente el término proviene de la palabra griega ‘αθεος’ (atheos), que significa ‘sin dios’ (en cualquiera de los dos sentidos, de no creer en uno o más dioses o de no venerarlos); siendo ‘a’ la partícula negativa ‘no’ o ‘sin’; y ‘theós’ ‘dios’. 1 Sigue leyendo

La raíz del pecado

arbol-pecado-web

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:23-24)

El pecado es la transgresión a la ley de Dios. La Escritura nos enseña: “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.” (1 Juan 3:4). Y para que nadie se excuse pensando que la ley de Dios es demasiado incomprensible como para entenderla y vivir sin infringirla, la misma Escritura nos dice: “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” (Santiago 4:17). Sigue leyendo

Muchos procurarán entrar

Foto: tinkersandsaints.com

Foto: tinkersandsaints.com

“Pasaba Jesús por ciudades y aldeas, enseñando, y encaminándose a Jerusalén. Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois. Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad. Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.” (Lucas 13:22-28)

La respuesta de Jesús a la pregunta: ¿Son pocos los que se salvan? nos deja sorprendidos, porque lejos de responder con un simple o un no, se va más allá y nos abre un panorama amplio sobre el tema de la salvación. Seguro que cuando el Espíritu Santo comienza a ministrar la vida de una persona surgen en ella muchas preguntas sobre lo espiritual. Si tú tienes la intención de ser cristiano, quizás una de tus más profundas preguntas es pensar: ¿Quiénes llegarán al final? ¿Quiénes se van a salvar? La respuesta la da Jesús mismo y es necesario poner atención a sus palabras para entender su significado y no ser de aquellos que se fatigan buscando el camino a la salvación y nunca lo encuentran; o peor aún: se extravían de él. Sigue leyendo

El noviazgo cristiano

Foto: revolucionj.wordpress.com

Foto: revolucionj.wordpress.com

“Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” (1 Corintios 10:23)

Para hablar del noviazgo hay que definir en primer lugar qué se entiende por ello de acuerdo a nuestra cultura. Después habrá que analizar varios principios de la Escritura para obtener conclusiones y saber si es algo conveniente o no. La palabra ‘noviazgo’ no aparece en la Biblia pero eso no es problema. Dios nos dejó muchos principios para saber si las cosas propias de nuestro tiempo son correctas o incorrectas. Sigue leyendo

La vestimenta del cristiano

Foto: Sipse

Foto: Sipse

Hablar de la vestimenta es meterse en terrenos escabrosos. Nada provoca más al enojo como cuando nos juzgan por nuestra manera de vestir. Pero después de todo el cristiano no se ocupa de agradarse a sí mismo, por eso es importante hablar de la vestimenta y nuestra apariencia en general. Aquí publico un breve análisis de lo que enseña la Escritura. Sigue leyendo