La plomada de Jerusalén

“Te levantarás y tendrás misericordia de Sion, porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado. Porque tus siervos aman sus piedras, y del polvo de ella tienen compasión.” (Salmo 102:13-14)

El versículo inicial forma parte de un salmo profético. Su cumplimiento puede darse en más de un momento en la historia. Una posible aplicación la encontramos en el periodo de la cautividad del pueblo judío en Babilonia y su posterior restauración. Otro posible cumplimiento se dará “cuando los pueblos y los reinos se congreguen en uno para servir a Jehová.” (v. 22). Sea cual sea el cumplimiento podemos extraer enseñanzas valiosas para todos aquellos que deseen edificarse como morada de Dios. Sigue leyendo

Anuncios

La casa de David

“Hubo larga guerra entre la casa de Saúl y la casa de David; pero David se iba fortaleciendo, y la casa de Saúl se iba debilitando.” (2 Samuel 3:1)

Una de las épocas más gloriosas en la historia del pueblo de Israel fue el reinado de David. Muchas naciones fueron sometidas durante el mandato de este siervo de Dios. Fueran conquistados u obligados a pagar tributo, los pueblos vecinos temían del poder de los israelitas y su rey. Sin duda, David es uno de los personajes más importantes y mejor recordados en la historia, pero toda gloria tiene una antesala; las circunstancias que pusieron a David por cabeza de pueblos no se dieron de la noche a la mañana, pues como dice la Escritura: “…antes de la honra es el abatimiento.” (Proverbios 18:12b). Sigue leyendo

¿Quién está por Jehová?

“Clamó en mis oídos con gran voz, diciendo: Los verdugos de la ciudad han llegado, y cada uno trae en su mano su instrumento para destruir.” (Ezequiel 9:1)

Hay profecías en las Escrituras que además de haber tenido cumplimiento en el pasado, pueden volver a darnos luz en nuestros tiempos. Sobre todo cuando las circunstancias que  dieron pie a que Dios hablara tales cosas se vuelven a repetir en el presente. La palabra de Dios está viva y cualquiera que por ella se guía tendrá la certeza de siempre estar haciendo lo correcto.  Sigue leyendo

El Dios del remanente

“Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron.” (1 Reyes 19:18)

El profeta Elías vivió en tiempos de mucha apostasía. Quizás nosotros valoramos más su ministerio que la generación a la cual sirvió. Las palabras del profeta denotan lo que se vivía en esos días: “He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.” (1 Reyes 19:14). Sigue leyendo