La santidad de Dios

Foto:shoebat.com

Foto:shoebat.com

Para entender a Dios hace falta mucho más que leer la Biblia. La biografía divina autorizada es un compendio de sesenta y seis libros que nos ha acompañado durante casi tres mil años. A pesar de llevar tanto tiempo entre nosotros sigue siendo uno de los libros más incomprendidos y criticados en la historia. El prejuicio nubla la razón humana. Muchos están predispuestos a tildar de ficticio, exagerado y de mal gusto un libro que ni siquiera han leído. Sigue leyendo

Anuncios

La venida del Señor

Foto: pilgrimsassembly.org

Foto: pilgrimsassembly.org

“Porque como el relámpago que al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro, así también será el Hijo del Hombre en su día.” (Lucas 17:24)

El Señor Jesucristo enseñó que después de cumplir el propósito del Padre en esta tierra, regresaría a su seno para luego volver. Este es uno de los acontecimientos más anhelados y esperados por los cristianos. Si te dices cristiano bueno sería que te preguntaras: ¿Realmente anhelo que mi Señor regrese?. Yo te respondo con otra pregunta: ¿Qué tan atento y vigilante estás a las señales que Jesús mismo dijo que acontecerían antes de su venida? Sigue leyendo

He aquí el Cordero de Dios

Foto: katemarieheroff.com

Foto: katemarieheroff.com

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5)

El nuevo nacimiento es un milagro. Un milagro espiritual que da frutos visibles. La persona nacida de nuevo da evidencias o señales claras de ser una nueva criatura. Según nuestro texto inicial un nuevo nacimiento conlleva dos aspectos: nacer de agua y del Espíritu. No son dos nacimientos, es uno solo. Nacer de agua es una alusión al arrepentimiento. Juan el Bautista explicó este concepto cuando dijo: “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; (Mateo 3:11a). Jesús estaba dando énfasis al arrepentimiento, pero el nuevo nacimiento conlleva un aspecto más: nacer del Espíritu. Si alguien no es engendrado por el Espíritu no es un hijo de Dios. Sigue leyendo

Pentecostés

Tumba de Leonard Ravenhill. Foto: Wikipedia

Tumba de Leonard Ravenhill. Foto: Wikipedia

Por Leonard Ravenhill

Lord Montgomery, aquel impredecible mariscal británico, dijo recientemente que Inglaterra entró en la Segunda Guerra Mundial equipada para combatir la Primera Guerra Mundial. Esta era una manera educada de decir que en la Segunda Guerra Mundial Inglaterra estaba muy por detrás de los tiempos en equipo y estrategia bélica. Sigue leyendo

El anatema

“Levántate, santifica al pueblo, y di: Santificaos para mañana; porque Jehová el Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, Israel; no podrás hacer frente a tus enemigos, hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros.” (Josué 7:13)

Dios ha dejado claro en su Palabra que nadie será condenado por los pecados de otro: “…el alma que pecare, esa morirá.” (Ezequiel 18:4). Sin embargo, las Escrituras también enseñan que los pecados de unos pocos traen consecuencias sobre la vida de muchos. Tal es el caso de los hechos narrados en el capítulo 7 del libro de Josué, en donde claramente vemos que el pecado de Acán atrajo la ira de Dios sobre el pueblo de Israel. Sigue leyendo